3 tipos de infección de oídos que pueden afectar la audición

F41bf091a4e18f2312495cc0e975d9f7 M

Cómo reconocer los síntomas, cuáles son las causas y cuándo necesitas consultar al médico.

Una infección de oídos puede afectar a cualquiera de los tres componentes del sistema auditivo: el oído externo, el oído medio o el oído interno.

Las infecciones del oído externo y medio por lo general causan una pérdida auditiva conductiva temporal hasta que se resuelve la infección, mientras que las infecciones del oído interno con frecuencia generan una pérdida auditiva neurosensorial permanente (consulta el recuadro sobre los distintos tipos de pérdida auditiva).

1. Infecciones del oído externo

La infección del oído externo ocurre cuando se infecta la piel del conducto auditivo. Esto puede ocurrir a causa de demasiada humedad en el conducto (una afección conocida comúnmente como “oído de nadador”), lo que facilita el crecimiento de bacterias en el conducto. Otra causa común es cuando alguien introduce un dedo o un hisopo de algodón en el oído y, sin querer, daña la piel, lo que provoca una infección.

Las infecciones del oído externo por lo común son dolorosas y producen inflamación y drenaje de líquido. En ocasiones, pueden estar acompañadas de una reducción temporal de la audición relacionada con la inflamación o el material infectado en el conducto auditivo, que evita que los sonidos lleguen al tímpano. Una vez que desaparece la infección, desaparece también la pérdida transitoria de la audición.

Si piensas que tienes una infección del oído externo, comunícate con tu médico de atención primaria o con un otorrinolaringólogo (médico especialista en afecciones de oído, nariz y garganta), porque tal vez sea necesario limpiar el oído y tratar la infección con gotas antibióticas para los oídos o antibióticos orales.

 

2. Infecciones del oído medio

 

Las infecciones del oído medio por lo general ocurren cuando se acumula líquido en el espacio del oído medio y ese líquido se infecta, lo que lleva a una pérdida auditiva conductiva temporal. Para comprender cómo sucede esto, examinemos la función que desempeña la misteriosa trompa de Eustaquio.

Este es el nombre científico de un conducto estrecho que conecta el espacio del oído medio con la parte posterior de la nariz. El conducto es sumamente importante porque es la estructura que permite que el aire se desplace entre el oído medio y el ambiente exterior.

El aire en el espacio del oído medio es constantemente absorbido por el revestimiento del oído medio, que es similar al revestimiento de los pulmones. Las células de este revestimiento están diseñadas para absorber aire. La trompa de Eustaquio, por lo tanto, permite que entre aire “nuevo” desde el exterior para reponer el aire en el oído medio a medida que se va absorbiendo gradualmente a lo largo del día.

 

Imagina lo que pasaría si la trompa de Eustaquio no se abriera y el aire no pudiera llegar hasta el oído para reponer el aire que se está absorbiendo. Si eso sucediera, el espacio del oído medio se convertiría rápidamente en un vacío (en otras palabras, no habría suficiente presión de aire), porque el revestimiento del oído medio absorbería el aire. Como tal vez hayas oído decir, “la naturaleza aborrece el vacío”, y eso es cierto también aquí. Con un vacío en el oído medio, ese espacio se llena con líquido que se extrae de las células que revisten el oído medio. Suena un poco disparatado, pero es así.

El líquido que se acumula en el oído medio puede provocar una sensación de presión y llenura en el oído y una pérdida temporal de la audición, ya que los sonidos no pueden transmitirse en forma eficaz al oído interno a través del líquido. Si el líquido se infecta, también tendrás mucho dolor e incluso fiebre. Si piensas que tienes una infección del oído medio, debes ver a tu médico de atención primaria o a un otorrinolaringólogo, porque tal vez necesites tomar antibióticos orales para tratar la infección.

Las infecciones del oído medio se desencadenan con mayor frecuencia por resfriados o alergias nasales. En estos casos, el revestimiento de la nariz y la parte posterior de la garganta se hinchan e inflaman, lo cual bloquea la apertura alrededor de la trompa de Eustaquio y evita la circulación del aire.

La buena noticia es que la pérdida auditiva causada por una infección del oído medio es solo temporal, hasta que la infección se resuelva y el líquido del oído medio drene hacia afuera a través de la trompa de Eustaquio.

 

3. Infecciones del oído interno

 

A diferencia de las infecciones del oído externo y medio, que son más o menos comunes y presentan síntomas que se resuelven con tratamiento, las infecciones del oído interno son relativamente inusuales y mucho más peligrosas para la audición. Normalmente, el oído interno es resistente a las infecciones, ya que es difícil que las bacterias o los virus lleguen hasta allí e infecten el líquido que contiene. Lamentablemente, si bien es inusual, los científicos estiman que aproximadamente 1 de cada 10,000 a 50,000 personas tiene una infección del oído interno cada año.

En estos casos, los médicos opinan que lo más común es que un tipo de virus se las arregle para llegar hasta el oído interno y dañarlo, lo que lleva a la pérdida súbita de la audición. No sorprende, entonces, que el trastorno se llame pérdida auditiva neurosensorial súbita (SSNHL): los otólogos, o especialistas en oído, no tienen nada de imaginación para asignar nombres a las enfermedades. La SSNHL es un trastorno médico que requiere atención urgente. Cuanto antes se diagnostique y se trate (idealmente, dentro de tres a cinco días), mayores son las probabilidades de recuperar algo de la capacidad auditiva. Lo importante para destacar sobre la SSNHL es que la pérdida de audición ocurre súbitamente —en cuestión de minutos— y con frecuencia en forma totalmente inesperada en solo un oído. Por el contrario, la pérdida auditiva causada por una infección del oído externo o medio no es en absoluto tan súbita ni intensa, por lo general se presenta con otros síntomas y puede afectar a ambos oídos. Si experimentas un cambio súbito en la audición, consulta a un otorrinolaringólogo de inmediato.

 

https://www.aarp.org/espanol/salud/enfermedades-y-tratamientos/info-2022/infeccion-de-oidos.html

Regístrate y mantente al corriente de todo lo que publicamos en nuestro blog.

Recibirás un correo cada vez que publiquemos una nueva entrada en nuestro blog. No lo utilizaremos para enviarte publicidad ni contenido que no hayas solicitado. En cualquier momento podrás darte de baja de la suscripción.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *